Una forma diferente de vivir

Jesús Mateu

Seguro que no es la primera vez que leéis la frase: “las dificultades preparan a personas comunes para destinos extraordinarios” pero hay veces que cuesta conocer un ejemplo real que le de credibilidad. Por eso, os traremos la historia de Jesús Mateu, un hombre que nos ha sorprendido por su amor a la vida, por encima de cualquier “capacidad” humana. Lo vimos por primera vez cruzando la meta de una de las carreras del Circuito Divina Pastora y supimos que lo teníamos que conocer.Jesús era camionero y, tras un golpe con el estribo del camión, le fue diagnosticado un cáncer de partes blandas que le hizo perder su pierna izquierda. En 2012 fue la primera operación de las 17 actuales y, después de haber pasado por quimio y radio, sigue con revisiones cada tres meses. Lo que nos encontramos no es un hombres desesperado, es un hombre valiente, con ganas de vivir, que participa en carreras populares y para el que el Camino de Santiago no es una utopía.“Hago la vida que quiero llevar y no me escondo” Nos cuenta que los primeros siete meses después de perder la pierna fueron muy duros, nos dice que claro que pasa miedo, nos relata el horror de tomarse treinta pastillas diarias y no poder moverse del sofá. Pero también nos cuenta que el cambio en su vida ha sido un camino en compañía: su mujer, sus hijos y, de forma especial, sus amigos le han hecho ver la vida de otra manera. “Como a mí me han ayudado muchísimo, lo quiero devolver. Me levanto por la mañana y soy yo quien decide estar alegre, contento, con decisión, con ganas de vivir, con ganas de ayudar a la gente, con ganas de hacer lo que quiero. Lo paso mal y tengo miedo como todos, pero también disfruto y hago la vida que quiero llevar y no me escondo”.¿Qué le hace tener esa ilusión? Lo tiene claro: poder ayudar a los demás. “Me gusta que me vean correr, que me vean hacer cosas. También voy con chavales que tienen Síndrome de Down a hacer excursiones, juegar, bailar, etc. Me gusta que la gente se fije y vea que si tú quieres puedes. Esa es mi terapia. Es lo que está en mi mano para poder ayudar y para visibilizar una forma diferente de vivir. Es importante que se sepa que las circunstancias no son definitivas. El cáncer no ha sido un punto y final para mí”.Jesús Mateu Querer es poderDespués de hacer los 800 kilómetros del Camino de Santiago a pie, Jesús este año tiene una meta grande: hacer el Camino de Santiago en bicicleta. El reto no necesita aditivos para ser un gran desafío, pero con una prótesis que no está adaptada para el deporte es todavía más meritorio.Nuestro lema es “No te detengas” y Jesús nos hace ver con una anécdota de su primera experiencia del Camino toda la verdad que encierra esta sola frase:”Cuando estaba subiendo a uno de los puertos más difíciles tenía detrás un matrimonio italiano de unos 50 años. Yo no me estaba dando cuenta pero la mujer decía que ella no seguía que estaba rota. Cuando ya habíamos llegado vino ese matrimonio y me dijo que gracias a mí estaban ahí porque me estaban siguiendo. El esfuerzo que yo hacía era lo que ellos pensaban que no podían hacer, por eso habían continuado.Ellos se creían que yo les ayudaba a ellos pero cada vez que me contaban algo así a mí me ayudaba a seguir el Camino”.Nos despedimos de Jesús con una gran lección: nuestras capacidades son las que nosotros potenciamos.Corre. Vuela. No te detengas.  

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*