Siete consejos para el cuidado de nuestros ojos

picor de ojos

Ojos no tenemos nada más que dos y son para toda la vida. Si queremos conservarlos adecuadamente hasta la vejez es necesario cuidarlos correctamente, máxime en un mundo en el que la invasión tecnológica nos castiga la vista desde que nos levantamos. Construye una rutina saludable y ahórrate muchos sustos:

  1. Buena alimentación. Las sustancias que ingerimos en nuestra dieta provocan cambios químicos en nuestro organismo. Según el tipo de alimentos que elijamos para componerla nuestros órganos y tejidos estarán más o menos saludables. Para cuidar nuestra vista nada mejor que el pescado, las frutas y verduras (concretamente los aguacates y las coles) y el aceite de oliva.

 

  1. Revisiones periódicas. Las revisiones oculares anuales son la mejor manera de prevenir y detectar enfermedades en estadios tempranos. Los consejos de un especialista pueden ayudarnos a confeccionar unos hábitos saludables para nuestra vista ya que cada uno de nosotros tiene necesidades diferentes.

 

  1. Protección solar. El sol es muy dañino para los ojos. Por eso es importante que tanto en verano como en invierno protejamos nuestra vista de los rayos ultravioleta. No debemos conformarnos con cualquier gafa de sol, así que prestemos atención en la compra para evitar peligrosas falsificaciones.

 

  1. Vista descansada. Nos pasamos la mayor parte del día pegados al ordenador, móvil o tablet y no es nada beneficioso para nuestra salud ocular. Tomarse un descanso cada poco tiempo para descansar la vista es muy aconsejable. Fijar la vista en puntos distantes, dar un paseo, hablar con nuestros compañeros…
  2. Iluminación adecuada. Cuando leemos, trabajamos o estudiamos la cantidad de luz que tenemos es un factor que influye en gran medida en nuestra irritación. Por lo tanto necesitamos asegurarnos de no estar forzando la vista. Hay que conseguir un balance saludable: ni demasiada luz ni una iluminación escasa.

 

  1. Higiene ocular. Cada día nos enfrentamos a un nivel muy alto de contaminación. Aunque no lo queramos nuestros ojos se ensucian cada momento por lo que, al final de cada jornada, es bueno que nos lavemos bien la cara y pongamos unas pocas gotas de suero en nuestros ojos. Así nos aseguramos de eliminar toda esa suciedad.

 

  1. Malos hábitos. Tenemos una mala costumbre adquirida y es la de frotarnos los ojos cuando sentimos picor o escozor. Si notamos que algo nos molesta, antes de tocarnos con las manos (que suelen estar muy sucias aunque no lo parezca) es recomendable aclararnos con agua.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*